Home / Novedades / ¿Qué es el marketing de comunidad y cómo utilizarlo?

marketing de comunidad

¿Qué es el marketing de comunidad y cómo utilizarlo?

Desde el punto de vista del marketing y de las ventas, nunca ha sido tan fácil para las marcas y los clientes encontrarse. Todo lo que se necesita es una búsqueda en Google y una presencia activa en las redes sociales para que los clientes elijan entre miles de productos. Para las marcas, también hay suficientes herramientas para rastrear el comportamiento de los usuarios, segmentarlos y enviarles mensajes relevantes.

¿Qué falta? La autenticidad y calidez de una conexión humana.

Con niveles avanzados de automatización que impregnan todos los aspectos de la vida, es fácil olvidar que los clientes son humanos y que también lo son las personas que dirigen el negocio. ¿Cómo pueden las empresas y los clientes forjar relaciones significativas, duraderas y mutuamente beneficiosas? La respuesta es el marketing de comunidad.

¿Cómo puede ayudar a tu empresa el marketing de comunidad?

El marketing de comunidad es una desviación de la publicidad tradicional y que se centra más en los fundamentos de las relaciones humanas. No implica hablar con los clientes sobre lo que tu empresa y tus productos pueden hacer por ellos. En cambio, se trata de construir conexiones, inculcar un sentido de pertenencia y proporcionar un canal para aprender, compartir y tener una comunicación abierta y bidireccional de una manera no intrusiva.

Los beneficios de este tipo de marketing incluyen:

  • Encontrar una línea directa con los clientes, uniéndolos a través de objetivos compartidos.
  • Obtener comentarios valiosos en tiempo real de clientes potenciales y existentes.
  • Construir una identidad de marca, humana: un ser intelectual y emocional con el que se puede construir una relación.
  • Construir autoridad compartiendo experiencia.

6 consejos para utilizar el marketing de comunidad y hacer crecer tu negocio

Una estrategia de marketing de comunidad implica estar constantemente al tanto de las personas con las que deseas conectarte. Cuanto más te relacionas con ellas, más aprendes y más éxito tienes. A continuación, se incluyen seis consejos para comenzar:

1. Define tu propósito

¿Qué planeas lograr a través de tus esfuerzos de construcción de comunidad? Si lo primero que te viene a la mente son las ganancias y las ventas, estás buscando el canal de marketing equivocado. Para eso no es el marketing de comunidad, aunque las ventas y las ganancias siguen como progresión natural a tener miembros dedicados en tu comunidad.

Este tipo de marketing es para mezclarse, aprender, compartir y construir relaciones. Su prioridad debe ser su gente y mientras cuidas de la gente, ellos te cuidan a ti.

Dicho esto, estos son algunos de los objetivos comunes que se logran a través de él:

  • Incrementar el número de seguidores.
  • Aumentar la participación a través de “me gusta”, comentarios y acciones en tus redes sociales.
  • Obtener comentarios de la audiencia.
  • Brindar soporte y satisfacción al cliente.
  • Centrarse en la investigación grupal.
  • Incrementar el contenido generado por el usuario (CGU).
  • Incrementar el conocimiento de marca.

2. Identifica a tus miembros

Por definición, una comunidad es un espacio que une a las personas sobre algo compartido. Antes de comenzar tu propia comunidad, debes definir cuáles son estos rasgos compartidos.

Este podría ser un buen momento para preguntarte: ¿Quiénes son las personas que tienen más probabilidad de interactuar con la marca y, por extensión, con la comunidad? ¿Sus intereses y valores se alinean con los propios? ¿De qué tipo de comunidades ya forman parte? ¿Participan en conversaciones o solo están ahí para escuchar y consumir contenidos?

Responder a estas preguntas te dará una mejor idea de cómo debería ser tu comunidad y dónde debería estar.

3. Encuentra el espacio adecuado

Los canales de redes sociales brindan los espacios más propicios para el marketing de comunidad debido a la gran cantidad de personas que los utilizan. Pero, ¿Qué canales son los adecuados para tu proyecto? Esto dependerá de los resultados de la investigación de tu audiencia, tu industria y tus objetivos

¿Buscas construir una comunidad de profesionales en tu campo? LinkedIn puede ser el canal adecuado. ¿Deseas conectarte con un grupo demográfico relativamente más joven? Prueba Snapchat. Si tu comunidad se trata más de compartir ideas y opiniones, es posible que debas explorar Reddit y Quora. Facebook e Instagram tienen el alcance más amplio, por lo que si su objetivo es aumentar los seguidores y crear conciencia de marca, esos son los dos canales en los que deberías enfocarte.

Además de las redes sociales, también puedes iniciar un espacio en los sitios web de tu empresa, como un foro o un canal de video, o un blog con User Generated Content (UGC). Puedes organizar eventos en persona, webinars o incluso llamadas de Zoom.

No te abrumes por la cantidad de opciones. Concéntrate en no más de tres canales donde tu audiencia sea más activa.

4. Construye una identidad

Los símbolos y las imágenes juegan un papel importante en la formación de un sentido de pertenencia a una comunidad. Es por eso que los países tienen banderas e himnos nacionales. Como empresa, no hay nada de malo en marcar el espacio comunitario que estás creando.

Esto implica usar tu logotipo en los grupos que creas en las redes sociales y hablar en un tono que te represente. Cuando las personas vean tu grupo o lean una publicación tuya, deberían poder identificarlo como tal. Eso es lo que atraerá a los clientes existentes a tu comunidad, pero también ayudará a los nuevos miembros a conocerla mejor.

Si estás creando un espacio en tu sitio web, presta atención a la apariencia y el diseño. ¡Utiliza fuentes y colores que resuenen con la identidad visual de tu marca!

Otra cosa que debes considerar es obtener un nombre de dominio por separado. Al separarlo del sitio web de tu empresa, da una sensación más libre e informal, haciéndolo más atractivo. Una de las formas de hacerlo es asociar tu marca con una extensión que refuerce su posicionamiento para el tipo de comunidad que está imaginando.  

Por ejemplo, si estás creando un foro donde las personas pueden compartir ideas relacionadas con la tecnología, tu nombre de dominio podría ser www.nombre.tech (donde «nombre» puede ser el nombre de tu comunidad). O podrías usar www.nombre.space, a modo indicativo del espacio virtual que estás creando para que las personas se reúnan.

5. Abstente de vender enérgicamente

Ya sea que hayas creado un espacio o te hayas unido a uno existente, desearás que te vean como parte de la comunidad y no como una empresa. Piensa por qué te unirías a una comunidad. Probablemente: sería para perseguir tus intereses, aprender algo nuevo o interactuar con otros sobre temas y objetivos compartidos. Con tanta publicidad en todas partes, lo último que los miembros de tu comunidad querrán escuchar serán argumentos de ventas.

Recuerda que el objetivo aquí es iniciar o participar en conversaciones y establecer conexiones. Eso lo haces compartiendo contenido valioso, en lugar de decir qué tan grande es tu negocio. ¡Brinda soluciones a través de tu experiencia! Comparte experiencias e historias de las que las personas puedan aprender, inspirarse y relacionarse. Haz preguntas, pero las que le interesen a la comunidad. Responde preguntas, pero no con tu negocio o producto como respuesta.

 Incluso cuando estés compartiendo contenido, no te limites a compartir el tuyo. Publica artículos y videos que hayas encontrado y que te hayan resultado útiles y que creas que a otros también les gustarían. Tómate tu tiempo para generar confianza, generar interés y dejar que otros acudan a ti, cuando lo necesiten.

6. Involúcrate con regularidad

Si has creado tu propio espacio en un sitio web o una página de redes sociales, necesitarás poner la pelota en marcha iniciando conversaciones significativas. Si te unes a un espacio existente deberás construir tu reputación, contribuyendo a las conversaciones como experto.

Busca preguntas que justifiquen una respuesta informada. Haz preguntas que sean más personales (ejemplo: “Estoy tratando de crear mi propio sitio web. ¿Qué servicio de alojamiento web recomendarían?”) o relacionadas con una tendencia en curso (ejemplo: ‘Me quedé impresionado con el experimento Neuralink de Elon Musk con cerdos. ¿Qué les pareció a todos?”). Etiqueta a las personas en tus publicaciones para dirigirte a ellas directamente. Felicita también a quienes comparten algo de valor. No tengas miedo de expresar una opinión siempre que no hiera los sentimientos de otra persona.

Conclusión

Todo el mundo está ahí para obtener beneficios. Todas las empresas intentan superar a las demás en términos de calidad de producto y precios. ¿Cómo puedes ser diferente? ¿Puedes mirar más allá del aspecto empresarial y posicionarte como un amigo o un aliado? ¿Puedes hablar con la gente como si fueras uno de ellos y eliminar las barreras frías e impersonales de la publicidad? 

Puedes, si pone a la gente en primer lugar, a través del marketing de comunidad.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.